Skip links

Fibra óptica: una conexión que beneficia la planeta

La fibra óptica es una de las tecnologías más ecológicas que existen en la actualidad en cuanto a transmisión de datos se refiere. Según la fundación Sustainable Technology Environments Program (Programa de Entornos de Tecnología Sostenible) – STEP, la fibra óptica tiene la capacidad de brindar un entorno de TI más amigable al medio ambiente, además de ofrecer un mayor ancho de banda y conexiones a Internet más velocidad.

La tecnología avanza a pasos agigantados, pero también es muy importante no dejar de lado el respeto por el medio ambiente. Mientras exista un respeto por nuestro planeta, podremos disfrutar de los avances tecnológicos en un ambiente adecuado para vivir.

¿Cómo contribuye con el medio ambiente la fibra óptica?

  • Usa menos cobre
    El cable coaxial contiene cobre, un mineral cuya extracción es sumamente contaminante y peligroso para el ecosistema, pues la minería de cobre afecta la vegetación principalmente. La contaminación puede ser tanta que el área explotada no sea capaz  de volver a albergar vida. La fibra óptica está compuesta de dióxido de silicio, uno de los componentes más abundantes después del oxígeno; además el método de extracción de este mineral es menos nocivo para el planeta.

 

  • Reduce el consumo de energía
    A diferencia de los cables de cobre, la fibra óptica tiene la capacidad de ahorra energía. Los cables coaxiales requieren hasta 3,5 W para transmitir pulsos de luz a más de 100 m, mientras que la fibra óptica solo necesita 1 W para realizar la misma tarea. Mientras menos energía se consuma, se reduce la generación de calor y se emite menos dióxido de carbono.

 

Deja un comentario

Conversación abierta